Home > Afghanistan, Colombia, International Affairs, Irak, Iran, Mexico, United States > Neomercenarios – La Privatización de la Guerra

Neomercenarios – La Privatización de la Guerra

La guerra es una función regaliana que se refiere, en principio, al ámbito del Estado. No obstante hoy día, en varias zonas de conflicto, de guerra, de inseguridad operan compañías privadas realizando prestaciones de seguridad y, a veces, de lucha, por el medio de contratos.

¿Quiénes son estos personales? ¿Son lo que se llama comúnmente “Mercenarios”? En todo caso, sus misiones responden más a las demandas y a las nuevas configuraciones de los conflictos que nunca.


¿Cómo hemos llegado a este punto?

Echemos un vistazo al mapa del mundo en los años noventa. Los conflictos que aparecen después de la Guerra Fría, o la sobrevive, se alejan del concepto de “guerra convencional”. Son guerras dichas asimétricas, por ejemplo: en Bosnia, Somalia, Chechenia; o conflictos dichos internos, por ejemplo: en México o en Colombia. Más tarde se empezaron las guerras contra a los grupos yihadistas en Irak, Afganistán, y Pakistán. Dicho de otra manera son guerras que no llevan, verdaderamente, este nombre. Tienen objetivos oscuros y se trata de una moralidad que se deja que desear.

Estas condiciones proporcionaban lo adecuado para el desarrollo de actores privados, trabajando con los ejércitos nacionales.
Cabe destacar varios factores, en primer lugar las expensas militares bajaron a partir del fin de la Guerra Fría. Rusia dividió por 5 sus presupuestos militares, Africa del Sur los dividió por 2.5. Movimiento que fue seguido por Estados Unidos, Reino Unido, y Francia.

En segundo lugar, asistimos a una bajada substancial de los efectivos militares, debido a la profesionalización de los ejércitos y a la restructuración, porque numerosos estados externalizan, hacia el sector privado, varias funciones y servicios. Se puede encontrar a estas compañías privadas al lado de compañías comerciales, como mineras o petroleras en zonas de inseguridad; estados débiles que quieren asegurar puntos neurálgicos; organizaciones no gubernamentales, como las Naciones Unidades que quieren garantizar sus misiones; y también potencias internacionales que descargan a sus personales de cometidos segundarios y así pueden ahorrar dinero y reconcentrarse en lo más importante.

Echemos un vistazo a un mapa de Africa occidental y de sus zonas mineras. Es allá que tuvieron la mayoría de los conflictos en los años noventa y es en este contexto que se desarrolló la compañía: “Executive Outcomes” que se puede considerar como el primer ejemplo de compañía militar privada. Intervino en Angola y Sierra Leone para proteger los intereses de compañías petroleas y luego los gobiernos de estos países. Executive Outcomes impuso un estado de tranquilidad en la región que no logró la OUA y ONU.

Echemos un vistazo a otro mapa, el de Colombia. Entre 1999 y 2005, el plan Colombia fue llevado a cabo por el gobierno estadounidense y colombiano a fin de detener a un futuro narco-estado. Lo cual hubiera estado peligroso para Estados Unidos. Se nota las zonas de cultura de coca y amapola, en verde y rosa respectivamente por el mapa. Fue la primera vez que el gobierno estadounidense contrató a este tipo de compañía privada para reemplazar sus fuerzas armadas. En primer lugar, para la fumigación de las plantaciones de coca y luego para conceder asistencia a las fuerzas colombianas contra los carteles. De hecho se puede decir que Colombia sirvió de test. Esta práctica fue lanzada bajo la administración Clinton y fue bastante empleada bajo la administración Bush en Irak.

Es realmente durante la segundaguerra en Irak que tuvo lugar una real privatización de la guerra. Los servicios ofrecidos por la compañías, también se diversificaron. Hoy día se trata de apoyo militar, gestión de bases, transporte – lo cual asume una aviación privada -, protecciones de sitios estratégicos – convoyes, embajadas y diplomáticos también -, apoyo medial, capacitación de las fuerzas policiales y ejecitos locales. Los informes revelan que al fin de 2009, los contractuales privados eran 170,000 contra 120,000 soldados estadounidenses. Se necesita agregar a esta cifra 40,000 contractuales privados posicionados en las bases atrás en el Medio-Oriente.

Durante la primera guerra del Golf en 1991, el ratio era 1 contractual privado contra 100 soldados estadounidenses, 1 por 10 en 2003, y llevó a más de un agente privado por 1 soldado del ejercito regular en 2009. La desvinculación de los Estados Unidos deberá acabarse, en principio, en 2011. Se puede esperar la llegada de servicios privados para compensar las partidas, lo que aumenta sus ganancias anuales y sus pérdidas humanas también. Obviamente los muertos contratados por el medio de estas compañías tienen un impacto menos importante en los medias que los soldados americanos o franceses por ejemplo. Las opiniones públicas en países democráticos no disfrutan mandar a sus jóvenes combatir en zonas alejadas y a la vez por causas oscuras.

Finalmente, dadas las tensiones en el terreno los agentes privados cometieron varios fallos. En 2004, en la cárcel de Abou Ghraib en Bagdad, Irak, tratamientos degradantes fueron infligidos a iraquís – contractuales de CACI Corporation y Titan Corporation participaron en los acontecimientos. Otro ejemplo en 2007, los empleados de la compañía Blackwater mataron a 17 civiles en un tiroteo, lo cual tuvo lugar en Nisour Square en Bagdad. Estos contractuales fueron citados en los Estados Unidos, pero no fueron condenados por la justicia estadounidense.

No se puede poner al Estado empleador en tela de juicio en caso de crímen cometido por los agentes privados, puesto que sus estatutos jurídicos son borrosos. Siguiendo las convenciones de Ginebra no se puede considerarlos ni como combatientes, ni como civiles, y ni como mercenarios tradicionales. Por eso escapan a todas definiciones y jurisdicciones.


¿Cómo regular esta tendencia?

Al fin de 2008, 17 Estados firmaron el documento de Montreux elaborando un código de conducta para contratar a estos tipos de agente aplicable a tres tipos de país. (1) Los Estados que contratan a estas compañías, (2) Los Estados en los cuales estas compañías operan, y (3) los Estados a los cuales estas compañías competen fiscalmente y jurídicamente.

Africa del Sur elaboró la primera ley contra-mercenarios en 2006. Hoy día trata de endurecerla y adecuarla a las nuevas compañías militares y de seguridad. En los Estados Unidos, el gobierno federal quiere mejorar la coordinación entre ejercito nacional y agentes contractuales. El código de Justicia Militar fue enmendado en 2008, apuntado a una integración total de los servicios privados en la jerarquía.

Se anota una aumentación de la demanda de estos tipos de servicio dado el aumento de conflictos. Por ejemplo, asistimos a una bajada de los efectivos de los cascos azules, puesto a disposición por los Estados en el marco de las operaciones de mantenimiento de la Paz. Estas compañías son más eficaz, no dependiendo de la estructura pesada de la ONU. A la vez ayudan a bajar los precios, costando, por supuesto, cinco veces menos.


El Neo-Mercenarismo es una noción compleja e importante. El problema es que se trata de la soberanía del Estado y pone en duda la definición weberiana del Estado como entidad teniendo el “monopolio en el uso legítimo de la fuerza”.

Referencia:
Arte, Le Dessous des Cartes: Neo Mercenaires La Guerre Privatisée, Jean Christophe Victor 17/04/10

  1. No comments yet.
  1. No trackbacks yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: